viernes, 14 de noviembre de 2014

Exposición El Greco en Toledo. Qué ver en Toledo


EL GRECO EN TOLEDO

 Toledo. Carmen Duerto (twitter @cduerto) Crónica publicada en www.diarioabierto.es
Toledo posiblemente sea una de las ciudades de España que más turistas reciba y motivos no le faltan. La exposición sobre El Greco en la Museo de Santa Cruz abierta hasta el nueve de diciembre, es un buen reclamo y alojarse en uno de su cigarrales adaptados al turismo, quizás, sea la mejor opción.

A menos de una hora de Madrid, la ciudad amurallada sobre el río Tajo, ofrece una visión maravillosa desde el cigarral El Bosque, un cinco estrellas con servicios de tres, por ejemplo, no tiene zapatillas ni albornoz, su línea de baño es mala y el desayuno, con unas vistas preciosas sobre la ciudad, resulta cuartelero. La insonorización entre habitaciones tampoco está muy conseguida porque una de las noches tuve la suerte de aprender una tabla japonesa de gimnasia a las siete de la madrugada, gracias a mis vecinas de habitación a las que no tenía el gusto de conocer pero sí de escuchar.
Gracias a Dios que las 10 hectáreas de jardín abandonado no tenían más ruido que los animalitos propios de la zona y el silencio. Lo mejor es bajar andando a Toledo y así cruzar el Tajo por el puente romano y apreciar la grandiosidad del centro histórico, que en tiempos estuvo todo amurallado. Calzar zapato cómodo y plano porque el pavimento es adoquinado y reservar hora y entradas para la exposición “El Greco Arte y Oficio” porque las colas son importantes. Diez euros por persona es el precio y da derecho a disponer de una audio guía con el recorrido por el Museo de Santa Cruz y dedicar dos horas largas para disfrutar del pintor cretense. 

 

El Greco puede ser el anzuelo para disfrutar de un fin de semana en Toledo, pero sin olvidarnos de disfrutar de la impresionante Catedral, las sinagogas, especialmente la de Santa María La Blanca del siglo XII, la basílica visigoda, el barrio judío, el museo de arte visigodo, el de San Román, la mezquita Cristo de la Cruz, la exposición de los Templarios, observar el trabajo de damasquinado de platos o joyas, ese hilo de oro de 24 quilates con el que se van creando dibujos en un objeto, las armas con acero de Damasco, los dulces de las monjas del Imperial Monasterio de San Clemente, dicen que ahí se inventó y es la cuna del mazapán desde 1212 y no abandonar Toledo, la ciudad imperial de las tres culturas, sin probar las ricas viandas de Castilla- La Mancha en alguno de sus mesones. Es increíble que en tan poco espacio haya tanto que ver y disfrutar.
Para seguirme en twitter; @cduerto

jueves, 13 de noviembre de 2014

Entrevista con Silvia Jato en bodegas Valduero


Silvia Jato tendría un coche para cada momento del día

Por Carmen Duerto
A Silvia Jato alguna vez le han quitado algún punto por faltas menores, aunque le guste conducir con música de rock hasta quedarse sorda, es prudente porque es consciente que quedarse sin carné de conducir sería una tragedia para una mujer que disfruta al volante. Su sueño sería conducir un Porsche y un programa de motor en televisión. Para ir a las bodegas de Valduero, en plena Ribera, nos llevó en un Audí 5 a la velocidad reglamentaria y emitiendo ruiditos de satisfacción en las escasas curvas que nos encontramos en los casi 160 kilómetros que separan Madrid de la localidad de Gumiel de Mercado, donde se encuentran las bodegas Valduero. Y respetando la máxima “Si bebes no conduzcas” para el regreso, reservamos la maestría de un conductor astemio que nos devolvió a Madrid reglamentariamente. 
¿Le gusta conducir?
-       Me encanta, es una de mis pasiones desde pequeñita. A los 18 años me saqué el carné de conducir a la primera. Me preparé el teórico en siete días y primero me examiné de moto y a los veinte días del práctico con el coche.
¿Cuál fue su primer coche?
-       Saqué el carné y me compré un Opel Calibra porque yo con 18 años ya trabajaba y me pagué mi licenciatura de Económicas y Empresariales y el coche. Era tan imbécil que no ligaba nada con el coche porque no pensaba en él como un instrumento de llamada. Mi Calibra era mi coche, me encantaba cómo aceleraba, cómo cogía las curvas con la tracción delantera y se agarraba que te mueres, no era peligroso porque tenía peso y resultaba muy aerodinámico. Disfrutaba con mi coche y no reparaba en si alguien se fijaba en él. Nunca lo utilicé para ligar. 

¿Sus coches han sido muy meditados?
-       Siempre los he elegido a conciencia y los he disfrutado mucho. Cuando he estado casada los he elegido a medias y teniendo en cuenta que con hijos un coche te condiciona. Reconozco que es un gusto muy masculino y que me encantan los todoterreno, los deportivos y los que ahora llaman SUV. Si pudiese permitírmelo tendría un coche para cada ocasión y para cada momento. Tendría un parque automovilístico enorme.
Es carne de cañón para participar en un rallie
-       No creas porque ahí vas a contrareloj y yo soy más de coger un coche y disfrutarlo, dentro de lo que puedes disfrutarlo siendo respetuosa con las normas de tráfico. Quiero sentirlo sin tener la presión de un llegar a un objetivo y hacer una ruta o superar unas pruebas. Soy más de coger un coche y perderme. Muchas veces lo hago, me preparo mi música y me pierdo por alguna carretera sin un destino fijo y es tal mi afición por conducir que, por mi profesión, me han puesto chófer en muchas ocasiones y lo he rechazado porque me gusta conducir y poner mi música, sentir el coche, la velocidad y la carretera. Prefiero conducir yo a que me lleven. 

¿Con qué música conduce?
-       Soy roquera y no creo que roce el punto de macarra, pero sí que algunas veces alguno podría considerarme hortera. Mi música de levantarme y de acostarme desde los doce años ha sido el rock. Bon Jovi, los Scorpions o ACDC no me los quites porque yo soy roquera.  Como buena geminis me gusta todo tipo de música pero en el coche, el rock aunque si voy acompañada de un pretendiente pues cambiaría a una música más melódica. 

¿Con qué coche sueña?
-       Me han gustado siempre los Porsche, desde el más clásico al más moderno. Son coches muy bajitos, notas mucho la velocidad pero al mismo tiempo resultan estables. Hoy en día todas las casas hacen unos coches buenísimos y no rechazaría ningún deportivo bueno. Creo que esto lo digo por añoranza, ya que con tres niños no puedo tener uno, pero no lo descarto cuando ellos crezcan. 

¿En qué coche se mueve por Madrid?
-       En un Toyota Verso de siete plazas, que es familiar y cómodo, es como una casa donde llevamos todo. No es práctico en ciudad pero sí necesario para trasladar a mi familia, aunque no le haría ascos a un buen todoterreno con el que me sentiría muy poderosa en la carretera.

¿Más que Pasapalabra, lo suyo sería un programa de coches?
-       Sería ideal. Yo, con un programa de coches en televisión, sería feliz. Nunca me pierdo el programa inglés “Top Gear”, me encanta la crítica que hacen de coches, cómo lo analizan y las que arman. Reconozco ser bastante nula en mecánica pero he cambiado más de una rueda por necesidad.

¿Por qué hemos venido a Valduero?
-       Porque soy una gran amante de los vinos y nunca había entrado en una bodega como Valduero, donde lo elaboran exquisitamente con un proceso de crianza tan largo. Me ha encantado ver las cuevas donde duerme el vino, cómo es de limpio y organizado todo. Me he dado cuenta que la bodega es un punto de reunión, que tiene vida. La cata de vinos ha sido excelente y reconozco que un buen vino en una mesa es fundamental. Con la cata de Paloma, he aprendido a mirar el vino y a sacarle los aromas, siempre me había gustado pero ahora lo disfruto más porque he visto lo que hay detrás de un buen vino.
Para seguirme en twitter; @cduerto





martes, 4 de noviembre de 2014

Tita Thyssen tiene pretendientes pero no se casa

Por Carmen Duerto (entrevista publicada en diarioabierto.es y La Razón )

Tita Thyssen aceptó el reto de ser invitada a comer por la peña periodística Cuarto Poder, de la que diarioabierto es miembro, en nuestra sede del restaurante Casa Lucio. Allí, mientras estrellábamos huevos con patatas y merluza rebozada, que Tita bajaba con vino blanco, nos enredamos en una sobremesa hasta las siete de la tarde. La baronesa estuvo sembrada y regia. Ha estado desde los veinte años siempre casada y ahora disfruta de su soledad y de su propio dormitorio sin que nadie la moleste con ronquidos. Una vez firmada la paz con su hijo Borja, le ilusionaría hacer una exposición en el Vaticano, como tiempo atrás hizo su marido. El barón contribuyó a la restauración de la Capilla Sixtina y Tita nos contaba cómo se hicieron una foto rozando la cúpula con el Dios de Miguel Ángel y el dedo que apunta. 

Baronesa, ¿Tiene pretendientes?
Tengo tres pretendientes, uno nacional y dos extranjeros, pero no sé si los he soñado o son reales porque me gusta soñar con cuentos de hadas. Creo en los cuentos de hadas y en el amor, pero ahora no estoy enamorada. Nunca he dejado de creer en el amor y desde luego, lo que no quiero es volver a casarme, he estado desde los veinte años casada.

¿Cómo se manifiestan esos pretendientes?
Me mandan flores y hay señales, como en los barcos en las noches de tormenta con niebla. Son señales un poco de miedo y están nerviosos porque les doy miedo. Ellos no me dan miedo, pero yo a ellos sí o a lo mejor es respeto por el tipo de personaje que soy.

¿Dónde ha estado el error en estos siete años de No relación con su hijo?
No hay errores, son reacciones humanas. Cada uno reacciona de una forma y eso no se puede juzgar porque seguro que cada uno tiene sus propias razones para obrar así. Como soy bastante tranquila de lo pasado no me acuerdo,
ha pasado y ya está. Finalmente, se abrió una puerta y enseguida me metí por esa puerta para hablar. Sería poco inteligente que se vuelvan a cerrar las puertas porque la vida va rápida y de los errores se aprende.

¿Sin culpables?
Todos hemos estado involucrados en el bloqueo, no hay santos y pecadores. Ha sido un bloqueo, se ha solucionado pues qué bien. ¿Quién ha tenido la culpa? Me importa un pimiento, hay que seguir en la vida, no podemos estar con reproches.
¿Qué tal la relación con su nuera?
Muy buena, hemos estado gran parte del verano juntas. A mi hijo le hace muy feliz, como yo no estoy casada con Borja, lo que no puedo pretender es decir sí o no porque no convivo con ella. Es una relación que se debe llevar por ambas partes con mucha inteligencia y muy educadas.

¿Esa paz se ha firmado con un acuerdo económico?
Todo está involucrado. Es un problema familiar importante que no está relacionado con Hacienda, ni con el futuro de la colección, sino de un problema de los últimos siete años. Las demandas se han acabado, se han terminado, se
han limpiado por ambas partes. Hablamos de los últimos siete años, no del futuro, ni de tontadas entre una madre y un hijo, que es lo que para mí ha sido incomprensible.
El legado Thyssen está muy claro porque en el 2002 se hizo el "Pacto de Basilea" y ahí no hay problemas, ha habido incomprensiones durante siete años, pero nada que ver con el legado Thyssen.

¿Cuánto ha llorado en estos siete años?
No me permito llorar porque no me permito la tristeza, ni sufrir. No me lo puedo permitir porque tengo que sacar adelante todo lo que llevo encima. No puedo permitirme ser flojita. Tomo dieciséis decisiones diarias que antes compartía con mi marido y ahora solo tengo al Angelito de la Guarda. No puedo permitirme el lujo de decir que estoy triste. Mi marido siempre decía; "Tajales" nunca supe que quería decir pero él lo decía para seguir adelante. No puedes regocijarte en las tristezas.

Pero es humana

Tengo fe, soy creyente y le regaño a mi Angelito de la Guarda por las noches, le digo; "Angelito que no te estás comportando como debes". Y la fe y la autodisciplina van juntas en la vida, no tienes fe sin autodisciplina y al
revés, así que lo tomas o lo dejas.

¿Y sin rencor?
Nunca he sido rencorosa, mi madre siempre me lo decía. Tu mayor problema son dos cosas; “eres poco observadora y nada rencorosa”. Gracias, mami !!. Desde que me lo dijo trato de serlo, pero no lo consigo. Ni soy rencorosa, ni
observadora, meto la pata en tonterías y toda la vida he sido despistada.


Por cierto. ¿No hay forma de vender Villa Favorita?
No es solo el dinero es que comprar Villa Favorita es complicado porque es muy grande, hay un kilómetro desde la entrada hasta la primera línea del agua y además, hay que ser suizo para poder comprarla, eso dificulta la venta.

¿Y los nietos?
Son mis niños, me llaman Tita y me encanta. Los abuelos son todos iguales, cien mil personas en el mundo llamándose abuelo y abuela, a mi me parece más personal que me llamen Tita. Mi hijo llamaba Mami a mi madre, no abuela.

¿La firma de la Paz involucra a Borja en su futuro?
Mi intención es que Borja se involucre mucho conmigo para tomar las decisiones, él, como ley natural de vida, tomará mi relevo por eso necesito que mi hijo esté conmigo. Las niñas solo tienen ocho años y hace mucho que no
se tratan.

Para seguirme en twitter; @cduerto

lunes, 20 de octubre de 2014

Philippe Venet,compañero de vida de Givenchy


Philippe Venet, compañero de vida de Givenchy

Por Carmen Duerto (publicado en diarioabierto.es)

Todo el mundo piensa que la columna de todo es Hubert de Givenchy y la verdadera columna que sujeta al maestro que enriqueció la Alta Costura, es Philippe Venet. Es el que tiene móvil, el que lleva dinero y tarjetas porque Hubert no lleva nada. Es equilibrado, suave, tranquilo, cerebral, práctico y se puede hablar muy bien con él, porque Hubert de repente se pone muy nervioso si le contradices, sin embargo, su compañero es una balsa de aceite. Además nunca quiere tener ningún protagonismo pero sí parece coqueto y tiene un estupendo y cuidado pelo blanco.

Llevan juntos desde siempre, tienen 89 y 87 años respectivamente y juntos desde hace seis décadas. Se conocieron porque Philippe entró a trabajar con él en el taller. También es costurero e incluso, tuvo su propia Casa en París aunque con menor eco mediático. Ambos viven, con sus respectivos perros labradores uno moreno y otro claro, en un palacio del XVI estupendo con un gran salón en medio donde hay una mesita donde comen y un enorme hall que distribuye en dos partes el palacio y si te pones mirando al jardín, la parte de la izquierda es de Hubert y la derecha de Philippe. Siempre que alguien requiere a Givenchy, él pide que esté Philip delante “que venga Philip”.


Para todo el montaje de la completa exposición sobre los 44 años de creación de Givenchy que le hace el Museo Thyssen de Madrid, Philippe Venet y la jefa del taller de la que fuera su Maison, antes de venderla al conglomerado LVMH, han estado presentes y también en la rueda de prensa, justo enfrente del “couture” que con sus enormes gafas oscuras no les perdía a ambos de vista.

La exposición “Hubert de Givenchy” estará abierta al público en el Museo Thyssen de Madrid, hasta el 18 de enero. Compuesta por 91 trajes, 17 cuadros y fotografías de gran tamaño .
Para seguirme en twitter; @cduerto
 

jueves, 16 de octubre de 2014

La Santa Manía por la ginebra

Publicado en www.diarioabierto.es
 
por Carmen Duerto  @cduerto
España es el país europeo donde más ginebra se consume y el tercero del mundo, por detrás de Estados Unidos y Filipinas. Desde hace unos años, los combinados con ginebra y concretamente el gin tonic se ha convertido en la bebida social más demandada y eso que el empeño por meter en la copa una especie de jardín con pepinos, frambuesas, flores o cítricos, la acercan más a un postre que a una bebida. Entramos en los dominios de Santamanía London Gin para conocer por qué ha sido la segunda en el cotizado premio “Gin Of The Year 2014”.
Coincidiendo con el notable incremento de consumo, hace casi cuatro meses, llegaba al mercado una original ginebra premium, Santamanía London Gin y es importante añadirle el apellido London Dry Gin porque es en la clasificación de los destilados, el que está en la cúspide. La mejor liga se juega en la clase premium London Dry Gin. Ahí se sitúa Santamania, la única microdestilería de España, que añade muchas bazas a su favor, por ejemplo, que es una destilería urbana situada en las afueras de Madrid, que sólo utiliza especias naturales y secas para la maceración, que es completamente artesanal y recupera las técnicas de destilado del siglo XVI y para la elaboración de su alcohol se emplea algo inédito como es la uva tempranillo que compran en Ciudad Real, cuando lo normal es usar patata o cereales, que su grado de perfección es tan exigente que el agua que se utiliza para rebajar el vodka con el que hacer la ginebra, llega en bidones de ocho litros directamente desde el valle de la Orotaba en Tenerife, ahí se encuentra una galería volcánica con un manantial de agua con escasísima mineralización haciendo que el agua prácticamente sea insípida y no altere el sabor de la fórmula secreta. Por cierto, necesitaron probar 32 fórmulas hasta que dieron con la definitiva que lleva para la maceración 15 ingredientes del tipo a frambuesa que compran en el valle del Jerte, el cilantro de Marruecos, enebro de Macedonía y pistacho, regaliz, limón, lima y romero españoles.
Todo el mundo lo sabrá pero para mi fue un descubrimiento saber que la ginebra es vodka en maceración. También embotellan un vodka puro, el de Santamania es un 96 por ciento alcohol de uva, que no filtran consiguiendo que mantenga el aroma de la uva tempranillo. Cuando quieren producir ginebra lo que hacen es rebajar el vodka con el agua que traen del Teide y ponerlo a macerar con los 15 ingredientes naturales y secos. El paso final es embotellarlo en una botella al ácido, numerada y sellarla con un tapón de plástico especial.
La nave donde se encuentra la destilería de Santamanía, está presidida por el gran alambique de cobre, al que ellos llaman Vera, para la destilación continua a 4 metros de altura. En cada destilado salen 330 botellas
Javier Domínguez, Ramón Morillo y Víctor Fraile, dos ingenieros y un agrónomo, creadores de la destilería Santamanía, tienen cuatro manías; Retomar la destilación artesanal, hacer un producto totalmente español, seleccionar los mejores ingredientes y trabajar con la mejor herramienta, que ellos llaman Vera y que fue fabricada a la medida siguiendo también las indicaciones de los tres socios.
Para seguirme en twitter; @cduerto
 

martes, 7 de octubre de 2014

Man in Progress Hombres en proceso de construcción


Hombres en proceso de construcción. Man In Progress 

Por Carmen Duerto publicado en diarioabierto.es

Hasta el dos de noviembre se puede disfrutar de la exposición “Man in progress” organizada en el Museo del Traje de Madrid y comisariada por los periodistas Marta Blanco y Jose Luis Diez Garde.

 


La exposición recoge en más de 40 piezas la evolución en la moda masculina en los últimos veinte años. No se limita a exponer prendas de vestir masculinas, que han marcado un hito, como la chaqueta de lunares que lució Messi en una entrega mundial de trofeos, el chándal traje de torero negro con el que vistió Fernando Verdasco en una final de tenis o los zapatos que usaba Warhol cuando pintaba en su estudio, es algo más. En cada sala hay un reproductor de sonido en el que escuchar la música que el diseñador ha elegido para evocar mejor lo que quiere transmitir con su traje y el recorrido por las salas de exposición, se enriquece con fotografías de producciones de moda realizadas por la revista en estos veinte años que lleva editándose en España.

También se muestran joyas, fragancias, ropa interior y vídeos interesantísimos que contribuyen a aportar más puntos de vista. Es una exposición sencilla en su visualización, pero se nota el trabajo tan laborioso de investigación y selección que los comisarios han tenido que hacer durante más de un año, que es el tiempo que llevan gestándola y como dice José Luis Diezla moda no es algo baladí. El hombre más rico de este país se dedica a ello“.

El museo del traje se encuentra en la ciudad universitaria de Madrid y la exposición temporal “Man in progress” es de acceso gratuito.
Para seguirme en twitter @cduerto

 

viernes, 3 de octubre de 2014

"Miguel no se ha dado cuenta que se moría" Isabel Preysler


Miguel no se ha dado cuenta que se moría”
@cduerto publicado en www.diarioabierto.es

A Isabel Preysler le consolaba saber que “Miguel no se ha dado cuenta que se moría. No ha sufrido nada” pero eso no le resta ni un ápice de pena. Está destrozada, ha tenido tres maridos pero Miguel Boyer, sin duda, ha sido el amor de su vida. Ella que es como una geisha con los suyos, que los cuida y que se desvive por su gente, ha perdido al hombre que renunció a su carrerón político, en parte, motivado por ella y también porque era incompatible con el todopoderoso Alfonso Guerra, vicepresidente del gobierno en aquellos  momentos.  
En su larga vida profesional como economista, Miguel Boyer sólo fue tres años ministro del gobierno socialista de Felipe González y así es como está siendo recordado y como pasará a la historia. El hombre que tenía capacidad para llevar él sólo y al mismo tiempo tres ministerios, Economía, Hacienda y Comercio, se ganó a pulso el apodo de “súper ministro”. Al hacer balance en estos 75 años que ha vivido se puede decir que, aquella noticia que su sociedad no admitió en un principio porque rayaba lo más peregrino que uno pueda imaginar, la unión de un intelectual con semblante serio, seco pero con retranca en las distancias cortas y de perfil bajo con la mujer más mediática y más fotografiada de España, ha sido una gran historia de amor.  Eso sí que era juntar peras con manzanas.
Nacer en Francia en el exilio con mimbres tejidos en la izquierda republicana tenía que ser definitivo para que Boyer derivase en el socialismo y estar en el sitio apropiado a la hora precisa, más su excelente preparación profesional, le llevó a ocupar un puesto relevante en el primer gobierno de Felipe González. Precisamente como súper ministro se enamora de la mujer más mediática y más alejada de lo que podría entrar en los cánones de un intelectual que pasaba por ser una de las cabezas mejor amuebladas del país. Ella era Marquesa de Griñón por matrimonio y reina de corazones por voluntad popular con despacho de trabajo en el mundo frívolo de las revistas del corazón y Boyer, era ese hombre discreto, súper ministro que llevaba casado 22 años con una prestigiosa ginecóloga con la que tenía dos hijos, Laura y Miguel. 
Ambos casados y ambos bordeando la frontera del “pecado”. Especialmente no se entendía que un socialista, del partido socialista de aquellos primeros años de democracia en los que vestían con traje de pana gruesa, muchos habían pasado por la cárcel –Boyer sin ir más lejos estuvo seis meses en la prisión de Carabanchel- y hablaban de los “ricos” como ahora Podemos habla de la “casta”, que acabase relacionándose con la reina de corazones. No lo tuvieron fácil pero el resultado no ha podido ser más enriquecedor para ellos.
Isabel Preysler y Miguel Boyer se conocieron en unas lentejas de Mona Jiménez, una señora de la sociedad madrileña que organizaba comidas en su casa y reunía alrededor de un puchero de lentejas a lo mejor y más diverso de la sociedad. En las conocidas como “Las lentejas de Mona” surgió la relación y tuvo que ser un flechazo porque su vida no tardó en entrar en un bucle. Viajes a París, comidas en el extrarradio, donde era más difícil encontrarse con conocidos y detalles entrañables, fue muy comentado uno de los primeros regalos que le hizo Boyer a Isabel coincidiendo con unas navidades, le envió un juego de maletas de Loewe que ella devolvió. También por culpa de ese seguimiento mediático en el que entró al emparejarse con Isabel Preysler, sus salidas trascendían y eso permitía que Ruiz Mateos, al que el súper ministro le expropio todas sus empresas, le siguiera y montase un númerito delante de las cámaras que siempre les esperaban para llamar la atención sobre su “injusticia”. Vestido de superman les arrojó una tarta y también hizo famoso el grito de “Que te pego leches”.  Eran los avatares de ser la pareja de la mujer que posiblemente más portadas haya protagonizado en la prensa española.
Formaron parte de lo que se llamó la “Beautiful people”, Mariano Rubio y Carmen Posadas o Elena Boyra y José Federico de Carvajal, hombres en cargos de representación casados en segundas nupcias que formaban parte del poder. Isabel Preysler y Miguel Boyer consiguieron los divorcios de sus respectivos maridos, ella renunció a ser marquesa de Griñón y han pasado 26 años felizmente casados con una hija Ana Boyer que ha heredado la inquietud por la economía y el agnosticismo del padre. En 2012 un ictus cerebral le deja el lado izquierdo paralizado y dificultades para hablar. La recuperación al principio fue más rápida para llegar en los últimos meses a un punto de casi no retorno, aunque seguían apostando por su recuperación con un equipo de fisioterapeutas que diariamente trabajan con él. Nunca han perdido las esperanzas de su recuperación y su muerte seguro que no creyeron que fuera a ser inminente y menos el día de su santo.
Támara le llamaba el tío Miguel y con él tenía grandes desacuerdos en cuestiones de religión porque Boyer era profundamente agnóstico y aunque respetaba las ideas de Tamara, le gustaba rebatirle sus teorías. Ana, no solía entrar en esos debates porque estaba ideológicamente más cercana al padre, a cambio sí que le pedía consejo y despejaba dudas mientras estudiaba la carrera, tenía uno de los mejores maestros en casa. La pequeña de la familia estaba predestinada a desarrollar su carrera en el extranjero, esa era su inquietud, pero el ictus que sufrió su padre hace dos años y el amor que le tenía, le llevó a posponer sus planes para estar cerca de sus padres, tanto es así que pudiéndose independizar y vivir con su novio, ha preferido seguir en su casa para ayudar en la recuperación de su padre.
También Isabel redujo sus salidas al máximo, vivía volcada en la recuperación de Miguel Boyer, tanto que había hecho de la máxima “eres lo que comes” una ley en su casa.  Le modificó la dieta, los alimentos eran orgánicos y lo más ecológicos posibles, le cambio el pan blanco por el integral, suprimió el azúcar por la estevia y consiguió que comiese paella de arroz integral, algo que antes del ictus se habría negado a probar.  Estaba convencida que todo sumaba para su recuperación. Isabel ha sido un ejemplo de que los votos que hizo al casarse, cuidarse y amarse en la salud y en la enfermedad los ha ejercido hasta el final.
Los que han tratado a Miguel Boyer, le definen como irónico, culto pero no pedante, con un gran sentido del humor y ahora que ha fallecido seguro que su hija Ana me deja contar una anécdota entrañable. En una de las visitas de Julio Jose y Charisse Verhaert a la casa de Puerta de Hierro, donde vive la familia Boyer-Preysler,  mientras preparaban su boda, Boyer se queda mirando a Charisse y comenta, “que buena está”. Una expresión impensable en el educadísimo exministro, pero la enfermedad le había hecho ser más desinhibido.
Ayer por mañana a la hora y media de ingresar por urgencias en la clínica Ruber, Isabel Preysler recibía el mazazo que nadie esperaba, apoyándola estaban su hija Tamara, para la que ha muerto el “tío Miguel” y Ana que pierde un padre y aunque es muy fuerte está absolutamente destrozada de pena. El resto de hermanos; Isabel, Enrique y Julio José llegan hoy a Madrid para acompañarse todos porque los Preysler-Boyer-Falcó son una piña.




 

viernes, 5 de septiembre de 2014

Sublimotion de PacoRoncero,la cena más cara del mundo

Ibiza. Carmen Duerto (@cduerto) publicado en diarioabierto.es

Los cocineros españoles, junto a las grandes empresas españolas de infraestructuras, los investigadores y nuestros deportistas de elite, están haciendo más por la Marca España que cualquier medida institucional que los políticos quieran poner en marcha. Son el "boca a boca" que hace más y mejor campaña promocional. El cocinero Paco Roncero pertenece a esa elite. La prueba es que la experiencia para los sentidos, en la que ha convertido cenar en "Sublimotion", sea correspondida por los extranjeros que vienen a probarlo. El 75 por ciento de las reservas que se han recibido en los dos meses que lleva abierto, vienen del exterior. Americanos, príncipes y jeques árabes o los potentados rusos, son sus principales clientes.
¿Y qué es Sublimotion? Un espacio sensorial, un concepto total del acto de ingerir alimentos, es más que alimentarse con más de 20 creaciones gastronómicas, es experimentar lo que las viandas pueden producir mientras viajas por el planeta sin moverte de tu silla a cambio de pagar 1650 euros por comensal y como precio base, ya que desde esa cantidad se puede subir hasta lo que uno esté dispuesto a pagar.

Sublimotion está acoplado en el Hotel Hard Rock de Ibiza, en una especie de nave blanca indiferente, con una puerta como de mercancías que se abre cuando los doce comensales, es la capacidad de cada servicio, están listos para entrar al mismo tiempo y esa es la primera emoción, acceder a la cena más costosa del mundo, como si te estuvieras colando por la zona de servicio.
Es medianoche y nos recibe una gran botella de nitrógeno líquido, un elemento al que Paco Roncero le gusta sacar lo mejor que lleva dentro. Una azafata de líneas aéreas anónimas, nos da un botijo con sangría y nos invita a comernos los cuadros de las paredes, que son de queso con membrillo. A continuación, nos metemos en una especie de montacargas en el que tenemos que cantar para que se abran las puertas y nos deje en la antesala del comedor, para lavarnos las manos y así, limpios y expectantes, entramos en una sala rectangular, vacía, diáfana y con una mesa galáctica rectangular en el centro y como doce “apóstoles” nos sentamos donde un haz de luz proyecta nuestro nombre. La ceremonia iniciática comienza con un impacto visual a 360 grados, subimos al centro de la tierra y nos elevamos a las nubes dentro de una proyección acompañada por olores y cambios de temperatura. De repente, la calma y aparecen los olivos, otro elemento fundamental para Roncero, el aceite. Esos curruscos de pan empapados en recio aceite andaluz, es un recuerdo de infancia que marca su cocina.
A continuación y como si fuera una ceremonia, vamos consumiendo viandas en perfecta sincronía con las proyecciones de imágenes. El gazpacho con igloo lo disfrutamos en el Polo Norte y sin darte cuenta, la temperatura baja para
tener la sensación térmica del hielo que nos rodea. El marisco lo consumimos bajo el mar, rodeados por tiburones, peces martillos y estrellitas de mar, que también nadan por la mesa. La bolsa de picnic con su cerveza Alhambra
bien fresquita, nos la tomamos tumbados en Central Park de Nueva York, mientras una versión de "New York, New York nos da la bienvenida a la ciudad. La referencia a Nueva York, es otro guiño a la vida de Paco Roncero, todos los años corre el célebre maratón.
La carne de vaca millonaria japonesa, que ha sido criada con cerveza, masajes y música, la degustamos en medio de una barbacoa, entre grandes llamaradas a fuego vivo y pasando calor. Los aperitivos vienen volando en cestitas sujetas a globos aerostáticos y el sueño de volar, mientras te comes un cucurucho de kikos con guacamole, se hace realidad y sin sufrir vértigo. Este viaje en el corto espacio de tres horas y sin movernos de una habitación, pasa por Versalles con un carnaval de máscaras. Ese escenario decadente de un palazzo barroco nos sirve para que nos comamos, pétalo a pétalo, una rosa roja protegida dentro de una urna.
Un maestro de ceremonias, Borja Voces, va introduciendo cada plato y nos prepara para la siguiente sensación. Explica, crea ambiente de misterio y nos va llevando por este show gastronómico alrededor del mundo que pasa también por la España rural, por el pueblo de Pueblanueva, donde nacieron la madre y la otra abuela de Paco Roncero. En esos parajes amarillos y ocres vemos trotar un Land Rover Sport por un campo de cereal y es tan real todo que hasta huele a trigo recién cortado y nos apetece abrir el portón y colarnos por el maletero y así, hasta 1650 emociones en el menú más costoso del mundo por el que hay tres personas trabajando para cada comensal.

 

martes, 12 de agosto de 2014

Las gafas de Letizia, reina

Publicado en www.diarioabierto.es por Carmen Duerto (@cduerto)

Que la reina Letizia marca tendencia y que prenda que se pone se convierte en trending topic, es una realidad. La prueba es el lío de marcas que reivindica como suyo lo que se pone la Soberana. Sin ir más lejos esa foto de Letizia recién llegada a Palma de Mallorca conduciendo su coche, en donde se la ve de perfil al volante camino del palacio de Marivent, corrieron como la pólvora y dos nanosegundos después, todo aquel que hace gafas de colores con espejo lanzaron notas de prensa diciendo que eran suyas. Tres firmas las reivindican, pero sólo unas son las verdaderas.
En concreto el modelo "Noxer col.70" son de la firma madrileña 41 eye wear, que hace un mes enviaron al palacio de La Zarzuela varias gafas, incluso para las niñas Leonor y Sofía. Son de pasta, polarizadas, con espejo, cuestan 29 euros y se caracterizan por llevar un graffitien las patillas, algo que puede apreciarse con claridad en las fotos publicadas de la reina conduciendo su coche. Las dos marcas restantes que reivindican ese modelo como suyo, tienen las patillas lisas sin graffiti.
Que otro día la reina se ponga las otras gafas que gentilmente le regalan, tanto la del showroom Muy Personal como las oficiales de la Copa del Rey de Vela de Palma de Mallorca, es una posibilidad, pero en esa foto, concretamente conduciendo su coche recién llegada a Mallorca, luce las de 41 eye wear. Al César lo que es del César. Al que aún lo dude, no hay nada como tirar de la hemeroteca, ampliar y observar con detalle la foto, para salir de dudas. Y aunque las dos firmas que se atribuyen indebidamente la propiedad de esas gafas, se empecinen en seguir diciendo que son suyas, decirles que, desde el cariño y el respeto, así NO se hace marca, que atribuirse lo de otro es feo.
Y ahora, los que siguen la tendencia estilística de la reina Letizia, ya saben que por 29, 95 euros pueden llevar unas gafas regias que además se venden en todas las ópticas de España y tambiénon line.
El diseño de las gafas de Letizia, es reconocible por el grabado exclusivo de la varilla, las varillas de las otras dos marcas, que se atribuyen las gafas, son lisas. 41 Eyewear es una marca española distribuida por Visual Global y creada y diseñada por Lucia Pérez, diseñadora madrileña dedicada al mundo de las gafas con más de 20 años de experiencia en el sector óptico.
Las gafas de Letizia, se distribuyen en más de 1.500 ópticas en España y también en su web www.41eyewear.com Están presentes en más de 15 países como Italia, Alemania, Turquía, Holanda, Bélgica, Australia o la costa Oeste de Estados Unidos

Para seguirme en twitter; @cduerto

sábado, 9 de agosto de 2014

Cómo es el palacio de Marivent en Palma de Mallorca. El vergel de Marivent

Por Carmen Duerto (@cduerto) publicado en La Razón y en diarioabierto
 
Entrar en los 33.000 metros cuadrados de la finca donde se ubica el palacio de Marivent es entrar en un vergel de ese “trozo de cielo en la tierra” que, según el rey Felipe, es Palma de Mallorca.

Cuando traspasas la enorme valla blanca que limita la finca real, te encuentras con un trozo de monte perfectamente cuidado con una inmensa pinada, donde no hay ni una hoja seca por los caminos que lo surcan, con enormes pinos y bancales de tierra perfectamente labrada en donde crecen caquis, manzanos, higueras, limoneros, naranjos, granados, nísperos y hasta mangos. Por haber hay hasta huerto y una colección de bonsáis del Rey Juan Carlos y lamentablemente, porque fue una de las cosas que pregunté, podemos asegurar que no hay gallinas, tan sólo perros.

Con la vida que las gallináceas le dan al embajador francés en España, nuestros Reyes no parece que de momento sigan la moda francesa en sus jardines. Siguiendo con el vergel, hay tanta fruta que pueden hacer mermelada para toda la familia e incluso, regalar a sus invitados. También hay flora ornamental formando espesos setos con pascuelos rojos, rosas de pitimini, buganvillas de colores, adelfas y unas florecillas diminutas que vulgarmente se llaman enseña nacional. Los setos de coníferas, especialmente los que rodean al palacio principal, ya que la finca está salpicada de edificaciones para el servicio, oficinas y residencias de los distintos familiares reales, están recortados en forma de bolas. Hay también un cruceiro de piedra y asientos de cerámica, junto a una enorme jaula para perros que está pegada a la zona donde se expone la colección de bonsáis del rey Juan Carlos.

Las dimensiones son tan grandes y las cuestas de los diferentes caminos tan pronunciadas, que hay carritos de golf blancos para facilitar el desplazamiento por el terreno. Por cierto, que también me llamó la atención que aún conservaban colgada del balcón principal de Marivent una enorme palma del Domingo de Ramos, junto al mástil en el que ondeaba un pendón granate que no era la bandera nacional, ni la enseña balear, era el escudo de armas del nuevo rey.

Les puedo asegurar que las instalaciones están perfectamente cuidadas, que es un trozo de paraíso con playa y embarcadero en un promontorio elevado con vistas al Mediterráneo y con unas puestas de sol para quedarse a vivir allí para siempre. Y aunque tenga enfrente un Mercadona, una gasolinera y los enormes contenedores de DHL, traspasas los muros blancos y accedes a otro mundo, tan solo un defectillo, que entra del mundo exterior un nauseabundo olor a alcantarillas, al parecer las están arreglando, eso unido al calor y a que ya se sabe que las zonas de mar, al parecer, son proclives a estos olores y el resultado es que huele fatal en las inmediaciones al muro blanco.

jueves, 31 de julio de 2014

Mi gran fiesta griega con Irene, hermana de la reina Sofía


Publicado en La Razón y en www.diarioabierto por Carmen Duerto (@cduerto)
No es habitual encontrarse con la princesa Irene de Grecia en una fiesta del verano y menos que una pueda acercarse sin más miramientos que la de ir hacia ella y pasar unos minutos de charla con la hermana de la reina emérita Sofía. El hecho inédito ocurría en el jardín de la residencia del Embajador Griego en España en la fiesta del verano de la marca griega Folli Follie. La residencia griega es casi vecina de la vivienda de la infanta Pilar de Borbón, por cierto, que al tener que aparcar en la esquina de su casa, me fijé que está decorada con dos grandes banderas de España sujetas con cinta adhesiva transparente a las farolas de la entrada del chalé, con escudo de piedra en la fachada, de la urbanización Puerta de Hierro de Madrid, en el que vive la Infanta Pilar. También vi la garita, que en otros tiempos, estaría ocupada por guardaespaldas, y que hoy presentaba un estado un poco abandonado.

En los jardines de la residencia del Sr. Francisco Verros, que es el embajador griego en España, con comida y música griega, tenía lugar el encuentro “inédito” con la princesa Irene. Nadie nos había avisado que estaría. Una mujer que gana en las distancias cortas, la escuché hablar en francés, inglés y griego, conmigo se expresó en español y me dio la impresión que no se manejaba con tanta fluidez como le gustaría expresarse, a pesar de llevar viviendo décadas en España.
Da la mano con delicadeza y sonríe mucho, dejando al descubierto una dentadura algo irregular y oscura por el paso del tiempo, pero no por eso deja de sonreír y mostrarla abiertamente. Su pelo es natural, totalmente canoso y se lo peina ahuecado para dar volumen, pero no parece complicarse mucho. Me sorprendieron los pantalones, anchos y con varias tablas en la mitad de la pierna, a la altura de la rodilla y el zapato de tacón bajo. Las uñas sin pintar y el cutis sin maquillaje.


Para abrir fuego le pregunto si sigue tocando el piano y enseguida me contesta que hace mucho que no lo toca “es necesario practicar todos los día ocho horas diarias para tocarlo bien y ya no tengo esas ganas de dedicarle tanto tiempo”. Insisto con la intención de averiguar si ejerce de “profesora” de su sobrina Victoria Federica. Princesa, pero también se puede tocar por placer y no como una virtuosa. “También, me responde Irene de Grecia, para disfrutar se necesita entrenamiento y ya no le dedicó ocho horas. Y siendo su sobrina Victoria Federica una gran aficionada al piano y parece que no se le da mal. ¿No practican juntas? No, ya le digo que ya no lo toco”. Y se mira las manos, desnudas sin anillos, con una manicura sencilla y las uñas sin pintar. Aprecio que luce una pulsera, como las de su hermana la reina Sofía, de bolitas azules y blancas con el amuleto del ojo hindú.
Dadas las fechas y que el motivo de encontrarnos en el jardín de la Residencia Griega es por festejar la llegada del verano, le pregunto por sus vacaciones, por si irán este año como siempre a Palma de Mallorca, al palacio de Marivent y me contesta afirmativamente, sin dudarlo un segundo; “sí, claro, como no, esperamos pasar unos días allí”. Doy por supuesto, que alternarán Baleares con Londres, Grecia y cualquier parte del mundo que sea necesario.
Era lógico preguntarle por la “nueva vida” de su hermana la reina Sofía y no hizo nada por esquivar la respuesta; “Está muy bien, muy contenta. Ahora es otro ritmo pero sigue sin parar su actividad. Continúa al frente de su fundación y trabaja mucho en ella. Sigue teniendo el día muy ocupado, ella sigue teniendo un ritmo de trabajo y aún no ha pasado ni un mes de la abdicación”.
Y por último, le comento lo raro que resulta encontrarla en un evento social en Madrid, “claro que salgo aunque no mucho, voy a algunos sitios pero no salgo a los que usted se refiere”. Quizás por la buena relación que mantiene con el embajador griego, como él mismo me confirmó minutos después, por lo reducido de la convocatoria, seríamos unas 75 personas y porque al fin y al cabo, Folli Follie es una empresa griega que también ejerce una gran labor social, todos ellos fueron motivos suficientes para disfrutar de la presencia de la hermana pequeña de la reina Sofía, una mujer discreta y con aguante, permitió selfies, fotos con móviles y iPad. Que llegó puntual a las 19.30h, hora de la citación y se fue, una hora más tarde, cuando notaba que su presencia llamaba en exceso la atención de los periodistas que allí estábamos y como Cenicienta, abandonó la reunión, sin perder ningún zapato y en vez de carroza, en un coche oscuro del parque móvil de La Zarzuela y sin escolta. 
Allí mismo, dado que estábamos en terreno griego, pude saber que la reina Sofía no tiene casa en Grecia, pero sí sus hermanos Constantino, que ahora vive en Atenas, y su hermana Irene, que tiene un apartamento, al que suelen viajar las dos hermanas, más veces de las que los españoles nos enteramos. Se da la circunstancia que la organización benéfica que preside Irene de Grecia, Mundo en Armonía, ejerce una gran labor social en India y en Grecia, donde distribuyen alimentos entre la infancia y proporcionan alojamiento a las personas sin recursos y ambas hermanas parece ser que están involucradas en esa labor humanitaria, de ahí que la visita a la familia y la labor social, reclamen su presencia.
Para seguirme en twitter: @cduerto

miércoles, 30 de julio de 2014

Genoveva Casanova expone sus fotos en el ShaWellness

 
Alicante. Carmen Duerto ( @cduerto en twitter)

La exposición "No Blink", No, parpadeo, de Genoveva Casanova se exhibe durante todo el verano en la clínica macrobiótica Sha Wellness en la localidad del Albir en Alicante. Son 34 instantáneas tomadas por la cámara digital de Genoveva, a lo largo de diez años de viajes por el mundo, Perú, Ecuador, Haití, África, India, Méjico y también España. Captando instantes de vida en los rostros de hombres, mujeres y niños.



“NO BLINK”, para su autora, es un intento de congelar ese microsegundo que dura un parpadeo. “Atrapo el encuentro con la gente que he conocido a lo largo de todos estos años, aquellas personas que me miraron y me lo dieron todo
en un segundo”
. Son fotografías de gran formato, tomadas en color y pasadas a blanco y negro, todas ellas a la venta a partir de 180 euros y todo lo recaudado, con la venta de las fotos, va destinado íntegramente a ACCEM, una asociación que trabaja con inmigrantes y personas en riesgo de exclusión.
Con esta iniciativa, Genoveva también quiere dar visibilidad a la labor social que hace ACCEM y para ella, también es un estímulo, no sólo porque ayuda rentabilizando una afición como es la fotografía, sino que apoyando la iniciativa con su imagen ella sabe que la da visibilidad mediática. Al mismo tiempo, la propia Genoveva, reafirma sus posibilidades como fotógrafa y lo que puede ser una profesión a futuro.

Las paredes del ShaWellness le dan la oportunidad de exhibir y vender su obra hasta el 30 de agosto, en las instalaciones que tiene la clínica en la localidad del Albir en Alicante. Esta exposición ha sido posible gracias a la amistad de Genoveva con la familia Bataller y a que ellos también quieren contribuir a “mejorar el mundo”. Próximamente anunciarán la creación de la Fundación Sha que permitirá a la gente, sin recursos suficientes para alojarse en el Sha Wellness, que puedan acceder a los avances que ellos han conseguido en sus años de investigación por mejorar y prevenir nuestra salud.
 
Por cierto, esta es una clínica macrobiótica y aquí supimos que Genoveva también cuida su alimentación, ella sigue pautas ayurvédicas. Conoce la macrobiótica y algunos de sus principios, como erradicar el azúcar blanco o abandonar los lácteos, ya los tiene adaptados a su dieta y a la de sus dos hijos.

Para seguirme en twitter; @cduerto

viernes, 25 de julio de 2014

Antes que marqués soy David Álvarez Diéz


David Álvarez Diéz, presidente de Eulen, propietario de Vega Sicilia y Marqués de Crémenes 

Publicado en diarioabierto por Carmen Duerto @cduerto



Cuando David Álvarez nació, hace 87 años en Crémenes, un pueblo en un valle leonés pegado a los Picos de Europa atravesado por el río Dueñas que mueve el molino propiedad del nuevo marqués, lo poblaban 250 habitantes, ahora quedan 60. Con tres años el presidente de Eulen, emigra a Bilbao con sus padres y sus hermanos, allí vive 50 años, antes de instalarse definitivamente en Madrid. Su padre “que ganaba 300 pesetas, no podía pagarme los estudios de ingeniero industrial en Madrid porque la beca del Estado nunca llegaba a tiempo y no pude seguir estudiando. La necesidad es buena escuela. Con 18 años regresé a Bilbao y con 19, ya tenía una academia que se llamaba Minerva, diosa de la sabiduría que llegó a tener 1000 alumnos”. A Minerva se la representa con un búho, que es la imagen de Eulen, el grupo que funda y que da trabajo a 82.000 personas. David Álvarez es un hombre coqueto “desde hace 50 años me hago los trajes en el mismo sastre de Bilbao” y se ríe picaron, cuando reparo en ello. La verdad es que tiene la planta que muchos marqueses de toda la vida, quisieran “Yo he sido una persona que he trabajado mucho en la vida y Su Majestadel rey Juan Carlos tuvo la delicadeza de fijarse en mi concediéndome el título de marqués de Crémenes”.

¿Cómo se le comunican que es marqués?
Estaba desayunando en casa y me llamó el asesor jurídico de la empresa para darme la noticia. Y le dije; ¿pero tú, cómo te has enterado? porque estás en el Boletín Oficial del Estado. Mucha gente lo merecerá tanto o más que yo pero a unos les toca esto y otros pasan desapercibidos, como yo lo he estado toda mi vida.
¿La Casa Real no se lo consultó previamente?
No, la Casa Real no me dice nada porque no tiene por qué decírmelo. Lo recibo como un regalo quién no quiere serlo, si me hubiesen condenado a 30 años de prisión, me lo hubiesen consultado, pero hacerme marqués, no es necesario consultarlo. Cuando colgué el teléfono, después de que mi asesor me lo hubiese dicho, lo primero que hice fue decirle a mi mujer que era marquesa y no reaccionamos, ni saltamos, ni abrimos botellas de champagne. Mi madre seguro que hubiese llorado dos días enteros, pero no de alegría, me hubiese dicho; “David, que nosotros no somos de eso, ten cuidado, que eso te traerá disgustos”.
¿No está contento?
Yo he andado con muchos marqueses y me respetan. He estado en sus casas y he comido con muchos, ahora estoy en otra época distinta a la de mi madre y considero que Su Majestad ha entendido que tengo los méritos profesionales y humanos para nombrarme marqués y como lo entiendo así, así lo admito y lo agradezco, pero mi mayor título ha sido ser hijo de mis padres y ser leonés.
Yo no soy un prototipo. Soy un hombre normal con todos los defectos y como tengo que pagar las nóminas de 82.000 familias todos los meses, sigo al frente de la empresa porque no tengo necesidad de jubilarme. La necesidad no es mía es de otros que necesitan que yo esté aquí porque soy el creador de todo esto y la gente en quien confía es en mi. Saben que si estoy cogiendo la manfera del arao, el arao irá por el camino que yo quiera. Los padres están hasta que se mueren, no se jubilan nunca, los jubilan los hijos. La empresa se hace para los hombres ganando dinero, no se hace ganando dinero a costa de los hombres. Este es el resultado de la herencia que me dejaron mis padres.

¿El rey Juan Carlos tampoco le llamó para darle la bienvenida a la aristocracia?
Sí, me llamó y estuve con él, sólo hablamos de la enfermedad suya y de la mía, que es algo que le ha preocupado mucho. Hemos estado los dos enfermos al mismo tiempo. Al rey no le hago preguntas, lo más que le pregunto es por su salud, claro que hablamos de cosas, pero no le pregunto sobre sus intenciones. Él me llama David y yo le llamo Majestad porque siempre seré David Álvarez, además de marqués. Me distinguió recibiéndome con un abrazo y acompañándome hasta el ascensor con otro abrazo. Creo que don Juan Carlos tiene buen concepto porque me conoce de otras ocasiones. Anda bastante bien, me dio el brazo para que le cogiese yo y le dije; “Sí, si voy a agarrarme porque usted lleva tres pies y yo dos”.
¿Brindaron con un Vega Sicilia “Único”?
No, pero me consta que el rey tiene mucho interés por nuestro vino. Él beberá Vega Sicilia cuando tenga cosas excepcionales pero no creo que lo haga a diario. Su Majestad tiene cupo y paga el vino que pide y por otra parte, la Casa Real también tiene cupo y lo que piden para sus actos oficiales también lo pagan. Su hijo no tiene cupo, yo creo que bebe poco.
¿Qué uso piensa darle al marquesado?
Ninguno que no esté dentro de mi modo de ser. Cuando me despedía un ujier en La Zarzuela, me dijo; “Adiós, señor marqués” y le dije; “yo me llamo David Álvarez y lo aclaré”. A mí el marquesado me honra, el rey me honra y reconoce ante la sociedad que he trabajado mucho, no más que otros, pero sí mucho. Eso es lo que hace que me nombre marqués, pero a mí no me pide nada. Yo siempre seré David Álvarez Diéz y el marquesado no podrán ponerlo por encima de mi nombre porque mi nombre es mi hombre.
¿Por qué es vitalicio?
Porque yo tengo un problema familiar de varios de mis hijos que están fuera de mi jurisdicción porque han querido andar solos y sin mi autorización. El rey sabe eso y sin saber quiénes están conmigo y quién no, supongo que la opinión de su Majestad ha sido; “vete tú a saber dónde cae este marquesado” y por eso es vitalicio.
¿Cómo es el título de Crémenes? Lleva una corona pero no me he enterado todavía de las puntas que tiene porque no he tenido tiempo, ni tampoco he encargado papeles.

¿Su vida es un ejemplo de triunfo, por qué no concede entrevistas?
Porque el triunfo lo llevo puesto por dentro porque yo duermo muy bien. Mi mujer dice que tardo cinco minutos en dormirme. Soy así, no necesito nada. Termino de trabajar sobre las cuatro y media y me voy a casa a comer. El desorden mío lo tengo que respetar yo porque así por la tarde no vuelvo a la oficina. Al cine y al teatro voy excepcionalmente. El fútbol me gusta pero verlo en la televisión. He tenido el número 126 del Atleti de Bilbao, hoy sería el dos porque los otros se han muerto. No voy al fútbol y tengo dos palcos, uno en el Madrid y otro en el Atlético, pero van los invitados. Las muchedumbres me asustan. He sido valiente para muchas cosas de la vida, pero meterme entre mucha gente me descentra.
¿Cómo leonés hará honor a la cofradía de la buena mesa? Me gusta comer bien y antes comía mucho y ahora como poco, con una dieta que me he puesto yo de las cosas que me gustan. Lo que no como es lo que me diga una nutrióloga. Como verduras y frutas y para tomar proteínas animales, me mandan todos los miércoles desde mi pueblo unos litros de leche de vaca hervida y eso ceno muchas noches. Sólo al mediodía tomo medio vaso de vino.
¿Por qué se hace con Vega Sicilia, sin tener tradición? Yo compré Vega Sicilia y cuando llegué a casa, viviendo ya en Madrid en el año 82, le dije a mi mujer, la vasca con la que tuve a mis hijos; “he comprado una bodega de vino” y ella me preguntó; “pero qué bodega has comprado, si nosotros no entendemos nada de vinos”. Y entonces, mandó comprar dos botellas de Vega Sicilia para probarlo. Compré la bodega porque era propiedad de un checoslovaco nacionalizado venezolano que tenía dos ofertas, una suiza y otra árabe, a los árabes no se le podía vender porque estropean el vino y sin verla antes, la compré porque el nombre de Vega Sicilia vendía lo que yo quisiera. La Casa francesa Dior nos pidió el color Vega Sicilia en exclusiva para hacer prendas y no se lo dimos.  
¿De qué está más orgulloso?
De mis padres, Emilio y Eladia, sobretodo de mi madre que tenía destellos de ser santa. He visto a mi madre en esa época del hambre, viviendo en Bilbao, cómo salía a la puerta de mi casa con un plato de comida para dárselo al pobre que llamaba y estoy seguro que muchas veces les dio lo de ella. Ahí se forja el espíritu de sacrificio, la cautela y la austeridad. Jamás la vi discutir y así murió. El reconocimiento como marqués es para ellos porque soy el producto de mis padres. Ellos son los que me han traído hasta aquí, junto a muchos hombres leales que han estado y están conmigo.

¿De qué se arrepiente?De los pecados que cometo, pero de unos hechos concretos no porque hice siempre lo que mi conciencia me dictó y mi conciencia fue formada de niño. Me ha tocado mucha gente leal y algún traidor que siempre te los da la vida, pero de los que también recibes lecciones de lo que no debes hacer.

¿Cómo es Crémenes?Es un pueblo precioso. Son mis raíces en casa de mis abuelos, que eran ganaderos, tenían muchas ovejas y ellos también se merecen el honor que me hace el rey. Las raíces no las pierdo, es mi pueblo y allí voy a misa, vivo con mis paisanos ahora como antes, tengo una calle dedicada, allí compré un molino, donde tengo una huerta. Yo soy entendido de comer y claro que sé de frutales. Las verduras que comemos en casa son de mi pueblo y como me mandan tanta cantidad la mayoría las entregamos a las monjas de la Caridad.
Para seguirme en twitter; @cduerto